La productividad personal es un tema muy presente en nuestros días, en un mundo el que todo se hace con prisas y la mayoría de las tareas son para realizar de forma urgente ser productivo se convierte en un deber.

Saber como optimizar y dedicar el menor tiempo posible a realizar determinadas tareas, es una aptitud muy buscada en la actualidad y es lo que se conoce como productividad personal, en el artículo de hoy vamos a hablar de ella para que sepas como utilizarla en tu día a día y poder dedicar tu tiempo sobrante a realizar un mayor número de tareas.

 

¿Qué es la productividad personal?

La productividad personal es la cantidad de tiempo considerado como «útil» que una persona dedica a hacer una determinada tarea en un plazo concreto. Existen diferentes formas de calificar a la productividad la forma general es: Alta, media y baja.

mejorar productividad personal

Estas tareas deben tener como objetivo obtener un resultado en concreto, por lo tanto cuanto menos tiempo se dedica a obtener este resultado más productivo serás. La productividad es una buena práctica que puede irse mejorando con el tiempo, cuanto más productivo seas más tiempo podrás dedicar a la realización de otras tareas.

 

¿Cuáles son los puntos más importantes de la productividad personal?

La productividad personal se compone de varios factores que hacen que esta sea considerada como mayor o menor, entre estos puntos encontramos algunos como:

 

El estado físico.

El primer punto de la productividad es personal a tener en cuenta es su estado físico, si te encuentras cansado por no dormir las horas adecuadas, tienes mucha presión por la realización de tareas, estrés, etc. No podrás concentrarte en tus tareas de forma adecuada incurriendo en periodos más largos de tiempo para la realización de estas y probablemente los resultados obtenidos tampoco sean los mejores.

Otros aspectos como enfermedades, dolores o consumo de sustancias como drogas, alcohol también influyen notablemente en el aspecto físico y mental que siempre habrá que tener muy en cuenta.

 

Gestión de tareas.

Es el conjunto de técnicas o herramientas que buscan el modo de mejorar la forma de realizar las tareas. Cuando se utilizan determinadas técnicas o herramientas de forma correcta, estas pueden ayudar a acelerar la realización de las tareas, tomar mejores decisiones y optimizar el tiempo de la manera adecuada.

La gestión de tareas tienen que ir asociadas a la consecución de determinados objetivos, persiguiendo determinados objetivos se podrá orientar la tarea a realizar de manera adecuada diferentes acciones en unos plazos concretos.

 

Gestión del tiempo.

El objetivo de este factor es el de saber como repartir el tiempo conscientemente a realizar las diferentes tareas para ver en que inviertes el tiempo y en que lo gastas, para así poder optimizarlo de la mejor manera y ser lo más productivo posible.

Prestando atención al tiempo que se reparte en cada tarea podrás ver en que puntos fallas y en cuáles te encuentras más fuerte, corrigiendo estos aspectos podrás mejorar tu productividad personal a corto plazo.

 

El espacio y el entorno.

El espacio y el entorno influyen directamente en la productividad personal, sin un espacio adecuado rodeado de un buen ambiente será más difícil que alcances tu máximo nivel de productividad. Si no dispones de un buen nivel de iluminación, niveles de ruidos adecuados y un orden visual claro es muy probable que tu nivel de productividad tenga mucho margen de mejora.

Si notas que este factor influye en tu productividad haciéndote perder el tiempo e impidiendo mantener tu concentración cambiar de lugar de trabajo y cuidar el entorno ayudará considerablemente a tu forma de realizar las tareas.

 

Compromiso y motivación.

Estos dos son aspectos que van muy de la mano, ya que si no estás identificado con la empresa para la que trabajas y con los objetivos que tiene, no estarás centrado en aspectos como la responsabilidad laboral, sentimiento de pertenencia, puntualidad… haciendo que tu productividad decrezca traduciéndose en la utilización de mayores periodos de tiempo para realizar tareas y peores resultados.

 

 

¿Cómo mejorar la productividad personal?

Ahora que ya conoces todo lo que debes saber sobre productividad personal y qué aspectos influyen en ella, vamos a darte unos consejos para que sepas como mejorarla y aplicándolos en tu día a día verás como consigues mejorarla a corto plazo:

 

productividad al maximo

 

Prioriza un buen descanso durmiendo las horas adecuadas.

Es uno de los mejores consejos que puedes aplicar, las horas de sueño y descanso influyen directamente en la productividad personal. Durmiendo las horas adecuadas te sentirás más activo al día siguiente pudiendo maximizar tu rendimiento y tiempo útil de trabajo.

Lo recomendado por los expertos es dormir unas 7-8 horas, tiempo suficiente para que el tiempo descanse y pase por todas las fases del sueño de manera adecuada.

 

Planifica la jornada laboral antes de empezar con las tareas.

Dedicar un tiempo para planificar la jornada laboral es una buena práctica, ya que te ayudará a saber cuántas tareas, cuáles son las más complejas y como puedes repartirte el día para cumplir con el mayor número de tareas posibles.

Conociendo que tareas tienes pendientes y cuáles son las más importantes podrás elegir como repartir tu tiempo de manera óptima para mejorar la productividad al máximo.

 

Trabaja en bloques de tiempo en los que dediques espacios para el descanso.

Trabajar de forma indefinida, sin tener una serie de descansos predefinidos mermará tu productividad de forma considerable porque no le das a tu cerebro la posibilidad de descansar bajando el nivel de rendimiento y perdiendo agilidad mental.

La frescura mental no es infinita y por lo tanto necesita de descansos para que aguante lo máximo posible, tener fijados un número de descansos cada X tiempo trabajando te ayudará a refrescar la mente y continuar haciendo tus tareas de la mejor manera. Lo recomendable es realizar un pequeño descanso máximo cada hora trabajada.

 

Disminuye el nivel de distracciones.

Las distracciones son muy comunes durante la jornada laboral, lo importante para reducirlas es descubrir cuáles son y limitarlas al máximo posible.

Existen diferentes tipos de distracciones que seguro que te influyen en tu día a día como: distracciones por el uso del teléfono móvil (WhatsApp, llamadas…), distracciones por compañeros de trabajo o clientes y distracciones debidas a tu situación personal (tus pensamientos, vida personal…)

Cuando conoces que distracciones están influyendo en tu nivel de productividad puedes encontrar la manera de ponerle fin y continuar con tus funciones.

 

Ordena tu espacio de trabajo.

Si tu lugar de trabajo es un desastre probablemente aumente el nivel de distracciones, por lo que es conveniente que dediques una pequeña parte de tu tiempo a ordenar tu lugar de trabajo, herramientas empleadas en el día a día, etc.

Con un lugar ordenado y limpio te será más fácil mantener la concentración durante las horas de trabajo.

 

Céntrate en una única tarea.

Está demostrado que dedicarse a muchas tareas al mismo tiempo, reduce el nivel de productividad considerablemente por lo que lo más conveniente para ser más productivo es dedicarse a una única tarea y no cambiarse a otra hasta terminarla (siempre y cuando en caso de que se pueda terminar).

Cambiar de tarea mientras se está realizando otra supone un desgaste mental que perjudica directamente a la productividad personal por lo que lo más conveniente es centrarse en una tarea y no cambiarse a otra hasta que hayas finalizado la que estás haciendo.

 

Realiza las tareas más complejas primero.

Para ser lo más productivo posible, lo mejor es hacer las tareas que van a consumir la mayor energía mental al principio de tu jornada laboral porque son las que más energía requieren. Si las dejas para el final tu mente no estará tan fresca como al principio y te costará mucho más desempeñar esas tareas.

Por lo tanto cuando realices tu planificación, selecciona al principio del día las tareas más complicadas y que mayor esfuerzo requieren para poder dedicarle tu máximo haciendo que esas tareas se hagan en el menor tiempo posible.

 

Llegamos al final de este artículo en el que te hemos contado lo más relevante sobre productividad personal, esperamos que te haya ayudado a identificar cuáles son las cosas que más merman tu productividad en el día a día, te hayas puesto en marcha para eliminarlos y puedas ser lo más productivo posible en tu día a día.